sábado, 30 de noviembre de 2013

          Restaban dos clientes  para su turno  cuando el sueño arreció su urgencia.  Desde las 2:00 AM estuvo esperando que abrieran el "shopping". Fue el primero en entrar.  Empujó, gritó, insultó pero consiguió, claro que lo  consiguió, el televisor  LCD de 32 pulgadas con el 40% de descuento.   
        Ahora  el sueño se apoderaba  junto a un  calor intenso. "¿Porqué no prenden  el chavao aire acondicionado?,” preguntó  antes de desplomarse.  Los clientes que seguían en la fila evadieron el cuerpo. Y esperaron pacientemente su turno para pagar.

No hay comentarios:

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama