jueves, 28 de octubre de 2010

Exilio

Las palabras, 
marcharon al exilio .

No roza   ya su murmullo
apalabrado de pasado
el cansado instante del presente.

Exhausta de vacío
 enmudeció  la boca.

Depuesta la voz, se cerró el libro.

Queda el silencio, un  hoyo negro
una hoja muerta, una sombra
un desencuentro

El  silencio que  conduce hacía la nada. 

Hilda
2009.

No hay comentarios:

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama