martes, 22 de junio de 2010

De Marcos Reyes Dávila

Saramago

José Saramago
hijo de campesinos
Acaso al irte
no abrazaste árboles como tu abuelo
ni tampoco el mar
Imagino que abrazarías
los volcanes de Lanzarote
  --a cuyos pies viviste
por erguidos
por rectos
por conspicuos 

Por oponerse al viento y torcerlo 
Por darle 
   sobre todo
un codazo eterno
a la soberbia del cielo 

Y acaso también
por el horizonte inmenso
del mar de tus deslumbramientos
ese mar de tus miradas lejanas
a donde te dejaste llevar
con los pies desnudos de agua
después de haberte hecho palabra
pura palabra de campanas
soplada con tu magia al viento
al viento de los encumbramientos



José de Saramago...
hijo de campesinos.



Marcos Reyes Dávila
junio/2010

3 comentarios:

julia del prado morales dijo...

Bello y auténtico homenaje a Saramago. Gracias poeta. Gracias Hilda, besos Julia

Hilda dijo...

Opino como tu sobre este poema. Le diré al poeta.

ARAMIS dijo...

siempre es bueno hacer un homenaje
a quien lo merece.
pero en un mundo de poetas quienes llevan mas reconocimientos los vivos o los muertos, en fin creo yo que es similar porque todos aportan algo.

te saludo Hilda desde..........

un mar de sentimientos.

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama