miércoles, 13 de enero de 2010

De Marcos Reyes Dávila: A punto de cerrar los ojos


Para Haití.... Otra vez herido el pétalo

Haití, haití, ¡ hai-tí !
cómo te digo
si quisiera decírteme
con los ojos cerrados.
 
Cómo puede tomarse este cielo derrotado?
Esta tierra literalmente estremecida
y herida por hachas planetarias?

Que no quiero ver a esta mujer
–alguna vez trenzada por el júbilo–
pieza aturdida ahora del escombro
que me mira sonámbula o atónita
rendida por el polvo
hasta la piedra
cuerpo de piedra ya
que danza
aturdida
espirales
 
Grité ayer
¡Ay-tí!
por socorrerte
por auxiliar
a quien fundó la libertad de américa

Hoy te abrazo el golpe
sobre el pecho
a lo vallejo
–obviamente
 
A punto de cerrar los ojos
y huírmete

A punto de quedarme mudo
y perdérteme

Pero hay tanto que hacer!
 
No puedo!

Que Haití está tornado.
Tornado y clavado
¡otra vez!
 
–¡puro corazón!–
en medio de los ojos del espanto.

Marcos Reyes Dávila
13 de enero de 2010

3 comentarios:

Silvia Loustau dijo...

Gracias amiga, por tu sensibilidad, esta se trasli¡uce en tu poema.
Un abrazo muy grande de

Silvia Loustau

Sonia Cautiva dijo...

Hilda, poeta, amiga lejana y cerca, muy cerca.
Este poema intenta y lo consigue, mostrar el dolor de este pueblo que sufre.
Es el momento, como hay otros a la espera, de estirar los brazos, las dos manos y el corazón para dar, aunque sea un poquitito de lo nuestro. Alma, corazón y ayuda.
Todo para Latinoamérica, tierra sufriente desde sus albores.
Un abrazo al poeta y otro para vos.
Sonia

Verónica Ruscio dijo...

Palabras certeras para el horror y la desolación de Haití. Ojalá Dios ayude a este pueblo a reconstruir, a reconstruirse.

Un abrazo.

Verónica

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama