sábado, 23 de enero de 2010

Habitante permanente


Dime, si eres mar,
¿ seré tu orilla ?


Ven a mi, mar.
Trae contigo el horizonte.
Ven despacio.
Abre camino a lo más
profundo de mi memoria
a ese lugar remoto,
que sobrevive al tiempo.


Expándete.
Hazte habitante permanente
del recuerdo.


Para que mis ojos no te olviden,
píntame una memoria de colores
con el mismo píncel
que pintas tus mañanas..
Pinta los azules,
aguamarina, verdes,
el rojo anaranjado del poniente,
que es como el amor
cuando se tiene,
que es como el amor
cuando se pierde.


Trae también embotellado
tu olor amarismado,
ese olor como de amor
que espera.
Grábalo para mi.
Que retorne bocanada vital
a mis pulmones.
Que mi nariz lo aspire,
lo aguante, lo contenga.
Mi sangre, en lugar de aire
circulará tu olor entre mis venas.


Para que mi piel te evoque
desliza tus aguas,
que lleguen hasta
mi rincón más íntimo.
Si. Tócame, mojáme
caliéntame.
Luego , como en el juego del amor,
requédate juguetón
sobre mi piel de olvido
para que no te olvide.


Adéntrame tus ruídos.
Entráme, ven, alborotando.
Mis oídos ya te esperan
para grabar el estruendo
borrascoso de tu ola
atormentada
y el rumor tranquilo, sigiloso
de tu marullo hamaca.
Grábate bien en mi memoria
para que estés presto a despertarme
en la tormenta,
para que estés presto a dormirme
en el desvelo.


Acércate, poco a poco.
Dame tu agua.
Que hecho sal
mi paladar te evoque,
mi lengua te guste
te deguste y te reguste
Que se quede salada
mi memoria,
como salado era el beso
que se convirtió en recuerdo,
que se quedó en pasado..


Si, mar, arrúllame.
Méceme.
Llévame en tu vaivén
hasta tocarte el horizonte.
Devuélveme después,
bañada de tu espuma,
hasta mi playa..


Adéntrate, mar.
que mi memoria
no pueda distinguir
tu olor y tu color,
tu rumor y tu sabor,
del olor y del color,
del rumor y del sabor
de aquel otro recuerdo
atrapado en mi memoria,
encerrado, confinado...


Si, que no pueda distinguirte,
mar...........
de ese recuerdo
que se encarna como hombre
y que en su nombre lleva las
mismas letras de tu nombre.


Hilda
30/06/07

4 comentarios:

Maria Rosa dijo...

Que poesía mas bella!! El mar, el hombre y el amor, mezcladoS de recuerdos y de encuentros, se disparan en tus versos como agua cristalina que llega a la orilla para volver a dentrarse en el mar.
Cariños
María Rosa

Anónimo dijo...

Comparto tui amor por el mar, hermana en las letras y la espunma y las olas.
Quise dejarte un comentario y no pude abrirlo.
Puedes copiar esto por mi ?
Abrazo desde mi ciudad marina,

Silvia

Hilda dijo...

Gracias amigas por visitarme. Silvia, como ves coloqué tu mensaje. Les agradezco la visita y los comentarios.

Un abrazo marino como dices Silvia, para ambas.
Hilda

Anónimo dijo...

Hermosa y bella madre, precisamente ayer leí tu poema. En ese poema llamas al mar... . Creo que ya estás sumergida en el mar... disfrútalo.

Tu nena
Tu Taína

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama