martes, 29 de septiembre de 2009

Marcos Reyes Dávila: Estrella del norte


Mujer,
podadora de la niebla.
Tijeras tiene el ascua de tu piel,
jalón de estrella.
No te retires.
En mi la confusión a veces
crece entre golpes
como selva.


Cuando no estás reloj despertador
estás reló al sueño.
Sin más utilidad
que un soplo de agua
o un puntapié de aire.
Sin más utilidad
que un madero en alta mar.
Sin más utilidad
que la estrella del norte.

Óyeme, oye,
acércate más hondo
-¿me escuchas?-
Auscúltame más cerca.
No permitas
que me ahogue y me disperse
cólera en la niebla.
Ábreme camino
a fuerza de tijeras,
que es timón de luz la estrella.
Y sigue sumándome tiempo,
reló de todas
las manzanas matutinas,
manzana de toda esperanza.

MRD
Goyescas en
Una lluvia tan grande de campanas

No hay comentarios:

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama