sábado, 29 de agosto de 2009

Ariel, en nuestro cumpleaños

"Ustedes nos educaron para ser felices" nos dijo mi hijo hace algunos años, agradeciendo su educación. No creo que exista una frase que recoja con más exactitud la intención de educar para la vida, para el amor, para todo lo bueno. Y no puedo, con palabras describir lo que sentí cuando lo dijo. Pero debo ser yo quién de las gracias porque él y ella, mis tesoros, dan a mi vida su razón de ser. El me obsequia cada mañana su sonrisa. Su abrazo es constante como la luz del sol. Es ese faro que me dirige cuando mi días se vuelven obscuros y revueltos.

Gracias amor, por el amor.
Mamá

4 comentarios:

Siluz dijo...

¿Qué más se puede pedir? Solo que ellos, a su vez, eduquen a sus hijos a ser felices también.
Un saludo para ambos. y ¡felicidades!

Hilda dijo...

Gracias Siluz, por la visita y tus palabras.

Desde el oficio ese que compartimos, el de madre
Hilda

MARISOL dijo...

Ser madre es una tarea de por vida.
Tengo dos hijos más chicos que el tuyo. De 15 y 17. La vida sin ellos no me la puedo imaginar.
Te sigo Hilda. Un gusto haberte leído.

Maria Rosa dijo...

¿Puede haber algo mas maravilloso que el reconocimiento de nuestros hijos, por el camino que les trazamos?
Ellos son nuestra vida, lo más hermoso, es el fruto que recogemos
con las manos abiertas en el ocaso de nuestro tiempo.
Un abrazo
María Rosa

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama