viernes, 19 de junio de 2009

Mieditos y miedos



Mi amiga Siluz desde su interesante blog "Hablando en voz alta" me concedió hace varias semanas el premio "blog femenino e inteligente". Como dice ella, y como a ella le dijeron, el premio no ha llegado solo. Vino en oferta con un meme… Se trata de escribir un cuento, poesía, poema, definición o lo que se quiera que incluya las palabras vida, amor, literatura, sexo, viaje, cine. Debo pasarlo a 6 blogs de mujeres y avisarles a todas en sus respectivos espacios”.
--------------------------------

         Cuando era niña tenía un par de miedos. Eran  muy pequeños.  Aprovechaban la obscuridad de la noche para disfrazarse  de fantasmas y aparecidos como los que describían los adultos en sus cuentos.  El sol los asustaba. Corrían a esconderse de la mañana al primer atisbo de luz.  

           Luego pasé una larga temporada  muy ocupada viviendo la vida.  No tenía tiempo para miedos.  Me ocupaba de  cosas sencillas como ser madre, esposa, amiga, amante, compañera, pasando por ama de casa y profesional.  Todo bajo control.  Extrañamente, estando tan ocupada, muy a mi pesar, me creció un miedo muy grande.  Si algo no deseaba, desde luego, soy una persona relativamente normal, era tener miedo.   Así  que me hice la desentendida. Traté de conjurarlo con amor, mucho amor .
  A veces, cuando arreciaba ese temor en mi corazón cantaba en voz baja una canción que decía  así "....yo sólo en esta vida tengo miedo del día en que tu no regreses más..."  Paradójicame mi amor y mi miedo crecían en la misma dirección.

          Bueno, pues para hacer corto el cuento largo, de nada sirvieron los conjuros, no hubo forma de ponerme a salvo.  Una mañana cualquiera  tropecé de frente con ese miedo como quién tropieza con una pared de agua, o se cae por un cañón como el del Colorado.  Aquello que configuraba mi miedo se convirtió  desde entonces  y por mucho tiempo en mi realidad cotidiana.   Durante varios años me acompaño a todas partes: de viaje, al cine, al trabajo, de compras.  Se hacía más temible por las noches porque dormía a mi lado.

        
         Ya no tengo ese miedo.   Supuse, equivocada,  que luego de enfrentar y superar tan tremendo miedo  ya nunca temería nada.   En cambió  ahora tengo tantos miedos que podría vestir uno cada mañana  y  me sobraría un miedito, algo así como un cuarto de miedo,  para  formar uno completo cada cuatro años  y vestirlo  el veintinueve de febrero.

Hilda/julio/2009



Cumplida mi tarea le pasó el "meme" a estas otras seis interesantes e inteligentes "bloggeras"

Silvia Palferro "Magica Follia"
http://folliamagica.blogspot.com/

Gabriela Brunch
"Una gota de mi licor"
htpp://unagotademilicor.blogspot.com/

María Rosa Leo
ni "Relatos y cuentos y algo más"
http://relatoscuentosyalgomas.blogspot.com/

Sonia Figueras "Sonia Cautiva"http://soniacautiva.blogspot.com/

Migdalia Mansilla Rojas "Más allá de las palabras"
http://masalladelaspalabras.blogspot.com/

Silvia Loustou "Poemas de Silvia Loustou"
http://silvialoustou.blogspot.com/

2 comentarios:

julia del prado morales dijo...

jaajjajaa, ya me lo paso Siluz, pero todavía se la debo, lo haré, besos de Julia

http://elblogderegina2.blogspot.com (rastros y fotos)

verso viajero dijo...

Haremos lo posible para merecerlo...gracias por recordar mi existencia.

Besos,
migdalia

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama