miércoles, 21 de enero de 2009

Conversaciones para después

I.
" Ahora vivo a costa de
un millón de muertos
un millón de somb
ras
un millón de sueños"
Cecilia

Ahora que tranquilo

enredas tus dedos en mi pelo
mientras recorres con tus labios
las campanas de mi pecho;
cuando alcanzas a mirarme
con tus ojos s
erenos
sin que los relámpagos
los nublen con su fuego,
desde esa tu esquina
de esta misma cama
que vuelve a ser testigo....
si, ahora es el momento
para decirte no,
que no era cierto,
que no hay victoria alguna
en el regreso
porque el precio fue muy alto
y demasiados los muertos

Hilda/2008

4 comentarios:

azpeitia dijo...

Un bello recorrido, por lo que yo entiendo un reencuentro, que no se acaba de saldar con lo físico...estupenda tu poesía...azpeitia

Hilda dijo...

Gracias Azpeitia por tu visita y tus comentarios.

Un abrazo desde este sol candente
Hilda

Sonia Cautiva dijo...

Hermosa, Hilda, hermosa poesía.
Desde mi Buenos Aires querida, me ofrezco comom una flor aún no marchita, para que me coloques en esa maceta y formar así tu flor Latinoamericana.
Sonia Con mi abrazo

Hilda dijo...

Gracias, Sonia, aceptada tu oferta.

Estás ya en mi maceta.

Un abrazo
Hilda

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama