sábado, 16 de febrero de 2008

Caribe Madretierra: Tu me hiciste poeta

Nicolas Poussin: Inspiración del poeta

Tu me hiciste poeta
Caribe Madretierra
De su libro inédito "Eco, gotas y propósitos"


Tú me hiciste poeta
no hay duda
solo hubo el trastoque
de confrontar mi hombría
enfrentando el sable de filo abnegado
girando diagonal contra mi tronco
arrancando caricias de tierra a mis raíces
pero no pudiste con mi árbol vertical
y el diámetro de mi amor no lo venciste,
aunque el sable hundió todo su hierro
y llegó a la savia la hendidura.

Quisiste engañarme con los versos
un falso proceder y literatura.
Al lago de palabras me llevaste
ondas de amor e imágenes finas
me hablaste de tu boca compromisos
corriste conmigo las llanuras toscas y desiertas
mi piel se puso dura, fresca
conociendo el aguijón de la abeja que pica y muere

que da su vida por la reina.

Y subimos por la bruma y la estela
para tocar los versos de una lluvia
fuiste tú que me hiciste poeta
de eso no tengo duda.

El amanecer fue diferente
un toque de hilo blanco arropaba tu cuerpo
eras la misma dama de pasiones
de cordura amarrada por el fuego
con una mirada de versos
y piernas de alas limpias
llenas del deseo de la borrasca que arrastra
y vierte un tormentoso reflejo.

Eso eres
cuando veo tu silueta hablar las mil estaciones
de noches y días que me lloraste a gritos
todo por querer ser mía.
Yo sigo diciendo que
tú me hiciste poeta
y mi poema es tu vida

domingo, 10 de febrero de 2008

El sueño de la maja

. Este poema lo inspiró aquella pintura de Dalí que parece, al menos a mi, que retoma la pintura de la maja de Cabanel y la interpreta desde el mundo de los sueños, muy a lo Dalí.


¿Quieres decirme maja
que sueñas
con los ojos abiertos
y serena?

¿Duermes tú?
¿estás despierta?.
¿Es acaso mi sueño lo que sueñas?.
Sueñas un horizonte
brillante como fuego
sin buques
ni entradas de bahía .
Desnuda, sin lienzo
ni lino que te cubra
sueñas un Dalí salvador,
que te dobla la rodilla
y te la esconde
y pinta de rojo tu melena recogida
.¿Es un sueño acaso
la bayoneta enterrada
en tu antebrazo?
Si. Sueñas, y esperas
que te embista
el león feroz
que te desea
y que un pez enorme
con su enorme boca
te proteja
de ese otro león
furioso que se encima
a devorarte..
De frente
sobre un mar muy quieto
detenida,esperas-------.
Hilda/septiembre/2007

Estoy sufriendo.. Homenaje a César Vallejo

ESTOY sufriendo
cuánto debiste haber sufrido
a espaldas del amor
de bruces sobre el mundo
oliendo la tristeza ajena.

Qué valiente manera de sufrir
por la pierna de los cojos
por el verbo de los mudos
o la alondra de los ciegos.

Poesía heroica, coronación del sufrimiento,
camarada, camarada,
en qué tarde te nació la pena
sobre la llegaste a la sufriente zeta.

Cuando escríbote estas cartas
pienso en piedra, hablo en roca,
gimo en Ande, para llegar
donde tú sufres las palabras
de puro tierno que eres.

Te encuentro en el crucero de la vida
partida en muchas sílabas el alma
prometiendo traerle a la consonante una vocal
y un verso a la palabra huérfana.

Mucho debiste haber sufrido
en noches parecidas, en días innombrables,
cuando se deben tantas cosas
y no hay nada que cobrar.

Pero más debiste haber sufrido
al ver por la misma calle regresar
al niño sin la golosinaa la joven sin el vestido nuevo
al estudiante sin la nota buena
al poeta sin su libro
al obrero sin trabajo
y a ti mismo en medio de lo horrendo.

Pero aún más debiste haber sufrido
por Pedro y Pablo, por Juana y Carmen,
por el Perú y España, por todo el universo
y el camarada aquél del catafalco ensangrentado.

Y con el dolor al frente y a la izquierda
con la pena arriba, abajo, a la derecha,
con la tristeza en ti, atrás de todos,
en medio de tanto sufrimiento
sólo el comunismo te fue alegre.


GUSTAVO VALCÁRCEL (Arequipa, 1921-Lima, 1992)

Aún de noche



Este poema que les presento es del poeta español-puertorriqueño Josemanuel Maldonado Beltrán. Resulta que Carmen, llamada por deberes ineludibles, lo dejó acompañando tan sólo de su ausencia. José tuvo que caminar de puntillas para no ahuyentar el recuerdo presente en cada esquina, en la cocina, en el balcón y muy tranquilo y jovial sentado en la glorieta del jardín.

Aún de noche

Todo esto sucedió porque Carmen
regresa de una semana de ausencia


No puedes irte
dejar la casa
poblada de rumores
pasillos asombrados
por tu ausencia

no dejan de hablar
las ventanas
con la noche
los perros
confunden
las tardes
y el amanecer

perdidos
en los pasos
que dejaste
resonando
en el jardín

no puedo vivir
en la casa
habitada
por la multitud
de tus días

aunque vuelva
el sol
a tu regreso

Josemanuel Maldonado Beltrán
17 de noviembre de 2007.
jmmbeltran.blogspot.com/

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama