sábado, 1 de diciembre de 2007

De Marcos Reyes Davila



Hilmar


Para ti, mar y más;
para ti que eres sol conmigo
-siempre en sombras-
hoy que recibo
en pulso manso
tu abrazo de luna y primavera.
Te recibo hilando
tu luz blanca,
admirando en tu radiografía

la transparencia,
 

Tu, latido fiel, energía vital,
como esta poesía
que también es mar y más...
¡Ahí, ahí te cogí, Hilmar,
mar fiel hecha piel buena
de amor mejor!.
Suero, calor, pulmón mío
que me da vida en aire
y gasolina;
feminitura naciente
y dialéctica de aires acondicionados;
granos de azúcar y sal,
conjunción del sol nuevo y el viejo,
esfera.
 

Para ti, mar y más,
esta orquídea violeta
(o azul o roja)
que escogí por ti, ahí,
donde te cogí,
en la orquídea blanca primera
que me cogió por el costado necesario.

Agosto 1972

Las Meninas según Hilda

Hilda en las meninas

Mirando al cielo

amarilla de espaldas

Rosas de mamà

rosas de mama